Todo este camino

Los eucaliptus corren rápido allá afuera al otro lado del vidrio de la ventana de la puerta de esta camioneta.

Tomo aire mordiéndome un dedo y el aire es más de lo que cabe en mis pulmones y lo tomo todo.

Todo está bien.

El hombre que afirma el manubrio conoce todos los nombres de todas las calles de todas las playas de todas las calles de todas mis caras de pena de todos los verdes y azules de mi hermana.

El hombre que toca batería en el manubrio canta y me muestra todos los paisajes una y otra vez para que nunca olvide ninguno.

Una vuelta una subida y una bajada más y llegaremos donde vamos y no tengo miedo ni frío ni calor.

Nada malo va a pasar nada malo puede pasar cuando toca batería en el manubrio cantando apuntando a los verdes y azules al otro lado del vidrio.

Todo este camino desde las rocas todo este camino en paz nada malo nos puede pasar.

Nada malo nos puede pasar.

Mi hermana ya se durmió. Yo estoy muy despierta.

 

M.C.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s