Te comiste mi rabia

Y te comiste mi rabia

como siempre

no me dejaste terminar de explicarte

que yo creía que tú pensabas que yo sentía,

No.

Te la comiste

como nunca

tomaste mis palabras y las vomitaste en mi boca

y no te bastó con eso,

No.

Porque pasa ese momento de reflexión

en el que yo me quedo pa’ dentro

hasta que metes tus dedos en mi garganta

y vuelves abyecto lo que yo quería expulsar.

Y te apoderas la mía

como antes,

no me dejas reponer el respiro.

Tú sin falta

disparas (sin dejar que tome resguardo,

me asustas sin avisarme que eran fuegos

artificiales)

tus jugos,

después los míos que hiciste tuyos en el aire quedan derramados.

La ansiedad late en mi guata.

Mi boca con la aspereza de tus callos.

El olor triza mis ojos.

Mi cuerpo despide su fuerza.

Y mis piernas gritan por firmeza,

 el suelo rompe mis rodillas,

mis oídos lloran tus maldiciones.

sobrepasas mi existencia.

yo

como siempre

termino con mi rabia

en otras manos.

N.F.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s