Chile por el desagüe

Sólo puedo dormir con los audífonos puestos y un audio de la Virginia hablando. En la mañana, voluntariamente me pongo y aprieto la correa que cuelga de mi cuello. En el metro, una voz interrumpe (deje) constantemente (bajar antes de) mis (subir) pensamientos. Viajo con la cara pegada en la ventana. Salgo despedido del vagón recordando que vivo en Santiago y que debo tener cuidado con el cierre de puertas. En el trabajo me aprietan aun más la correa. De vuelta a la casa, recuerdo que la mitad del sueldo se va en deudas mientras me paro detrás de la línea amarilla. Llego a mi casa a bañarme y lavar toda la chilenidad de la piel. El fin de semana aprovecho de descansar harto, ya que el lunes vuelvo a ser chileno.

N.F.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s