Sobre la teoría de la improbabilidad de la vida humana

Cuando terminé el libro sólo quería suicidarme. Era de un físico que decía que sólo éramos monos hechos de polvo de estrellas producto de una explosión nacida de las mañas de los átomos por aparecer y desaparecer. Que la tierra era el producto del choque azaroso de rocas a la merced del atractivo de otras más grandes. Que el agua había llegado por el viaje casual de un cometa que estaba de pasada para orinar en la esfera. Que la vida era gracias a un caldo con los nutrientes esenciales para el desarrollo de proteínas, que su vida se trataba de ser cada vez más complejas. Que nuestros antepasados eran monos, pero antes chimpancés, pero antes peces, pero antes plancton, pero antes microbios, pero antes aminoácidos, pero antes polvo de estrellas. No era el gran montón de casualidades y coincidencias mi problema. Sino que por alguna razón y a pesar de todo, seguíamos atrapados en la desigualdad.

N.F.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s