La Miss

La conoce todo el mundo, pero ella no conoce a nadie. Llega quince minutos después del tiempo, ella manda. Con ánimo cuenta las historias de tus antepasados, se burla de ellos y tú te ríes, pero en el fondo sabes que eres igual a ellos. Tiene dos miradas: una para ti y otra para el que le agrada. Se ríe de ti, se indigna de tus decires, se sorprende de tus formas y, cada tres lunas azules, te felicita. Pero no lo disfrutas. Cuando te hayas ido, solo habrás sido uno más que se atrevió a pisar sus raíces.

N.F.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s