El informático

Siempre lleva una mochila llena de ladrillos y cobre. Guarda un libro de chistes que jura que son graciosos. Duerme siesta cada vez que puede, en el metro, en la casa y en el auto cuando lo echan. Su casa está adornada con plástico, metal, conectores, cables y máquinas negras llena de luces. Sin embargo, el automático de su rostro está abajo, su sonrisa apagada y sus ojos desconectados. Cada vez que lo ves, parece que viene de un largo viaje. Descansa en el trabajo y se estresa en el hogar. Siempre extraña, incluso cuando los tiene presente.

N.F.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s