Desamor

Siente que se ha enamorado de Santiago. Quiere cortejar a esta ciudad a la antigua, pedirle la mano y mirarla de noche, desde la azotea más alta, a la luz de las velas. Se resigna a un departamento de un ambiente en la Gran Avenida, pensando que los amores no correspondidos nunca terminan bien.

M.C.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s