Neruda, ley pareja, barras bravas y talibanismos de la pureza

Hace ya algunos años, cuando se propuso cambiar el nombre del aeropuerto de Santiago por el de Pablo Neruda, surgieron muchos detractores de la iniciativa; entre ellos, quienes reflotaron un episodio que el propio Neruda relata en su libro de memorias, Confieso que he vivido. Según consigna el autor, en 1929, estando él en Ceylán…

Los besos de la fiesta de San Sebastián

La celebración de San Sebastián es antigua en Almagro. Mi mamá dice que antes venía gente del campo con sus carretas con toldo y se instalaban todo el día en el centro del pueblo, donde ahora está la cancha. Todo comienza con la misa en la mañana, a la que los fieles asisten con trajes…

Nicapoeta

Me pregunto a veces cómo sería si jugara a ser poeto si jugara por un rato a escribir como poeto. ¿Sería la profeta (el profeto) de pie al centro de la plaza, megáfono empuñado en alto, amenazando transeúntes (y transeúntas, y transeúntos) con el final de la poesía que se acerca? ¿Sería la académica (lo…

Silente

El viejo vidrio sucio de la ventana, donde las nubes mudas de la mañana. Su silencio pausado a la matemática nada. Nuestro paso, Igual que nubes, sobre el vidrio sucio de la ventana. Solo el reflejo, de la oscura sombra de una columna de humo, sobre el agua. J.P.

Cómo lograr que se odie a sí mismo de manera completa y definitiva

Nunca lo rechaces de entrada. Acepta sus mensajes después de un largo silencio; contéstale de modo breve, pero atento. Asegúrate de que esté solo. Asegúrate de que esté cansado de estar solo. Mándale mensajes tarde en la noche, después de que tus conversaciones con él hayan terminado. Pídele que te salude a la mañana siguiente….

Sé nosotros, Martín

(Con mi taza teñida en el suelo, con las migas de tus palabras en mi párpado izquierdo, encerrado en el territorio de tus espartanos (tú, patrón de campo), mis ojos fiordos suspiran al suelo). Martín, deja de llorar en medio de tu cuarto. ¿Por qué abandonado juegas con la arena? ¿Qué diversión tiene mojarse sólo…

Rescoldo

Me alumbras y luego lloro Recién nacido. Me muevo por las palmas que se queman.   Bajo, zigzagueando.     Un caballo color ceniza avanza bajo la lluvia gris y opaca de una tarde que se incendia. Leve cae el bosque, como caspa milagrosa de algún emperador celeste.     Un potrillo sigue a su…

hasta hacerte cantar

nunca te escuché cantar pero amo esa mueca aunque me frustre cada vez que no puedo hacer sonar la canción eterna en mi cabeza. nunca la vi en tus brazos pero apretaste los míos preguntándome con los ojos por qué. nunca te dije que te oí llorando detrás del telón y que sabía que mientras…

Todo este camino

Los eucaliptus corren rápido allá afuera al otro lado del vidrio de la ventana de la puerta de esta camioneta. Tomo aire mordiéndome un dedo y el aire es más de lo que cabe en mis pulmones y lo tomo todo. Todo está bien. El hombre que afirma el manubrio conoce todos los nombres de…

botes

ombligo vulva cadera cadera norte sur este oeste concavidad de lava deshecha caverna de luces cálidas tejidos tenues la espera flores blancas este manantial entonces de día algunos días el centro libera esta bola de roca líquida dando botes cadera a cadera flotando cuadro por cuadro en elipses erráticas en parábolas tibias (y afuera —todavía—…